Científicos demostraron que el mar nos hace felices

Científicos italianos durante 10 años estudiaron cómo el mar afecta nuestras emociones y descubrieron que aumenta los niveles de la hormona de la felicidad.

Científicos demostraron que el mar nos hace felices

Un Recreo publica las explicaciones del libro de Wallace Nichols «Mente azul», del por qué el mar nos hace más felices.

1. El color azul causa una sensación de tranquilidad

El color azul reduce la presión arterial y ralentiza el ritmo cardíaco, lo cual reduce cualquier tipo de tensiones emocionales. Tal vez por eso sea el color favorito de la población mundial, lo cual se hace evidente en las encuestas anuales.


2. Estar mucho tiempo en la orilla descarga tu subconsciente

Resulta que para calmar tu subconsciente es suficiente tan solo observar un paisaje marino. La percepción de imágenes naturales hace que se activen algunas partículas de nuestro cerebro, lo cual lleva a una estabilidad emocional y provoca recuerdos felices.


3. El agua refresca tu mente cansada

En la investigación de 1995, publicada en la revista Environmental Рsychology, fueron analizados los niveles de concentración de dos grupos de estudiantes: el primero se encontraba en una habitación con paisajes del mar, mientras que el segundo observaba paisajes urbanos. El primer grupo no solo mostró resultados más altos sino también se mostró más concentrado durante el experimento.


4. Tocar el agua provoca una sensación placentera

De acuerdo a algunas respuestas del indicador de la felicidad, la aplicación Mappiness, las personas se sienten más tranquilas cuando están al aire libre, y más felices (un 5,2%) cuando sienten cómo el agua toca su cuerpo.


5. El agua es parte del hábitat natural del ser humano

Estamos conectados con el agua desde que nacemos. En promedio, el cuerpo humano está conformado por agua en un 75%, y mantener la hidratación del cuerpo es la regla básica para el perfecto funcionamiento de nuestros órganos.


Si te gustó esta nota, te recomendamos leer:

Si te gustó esta nota, te recomendamos:

10 tips para despertar tu erotismo
“Mi hijo sufre el Síndrome de la Bella Durmiente”