4 claves para usar lubricante

El lubricante para un buen sexo es una sustancia que puedes adquirir en muchos lugares. Desde la farmacia hasta una tienda especialista en juguetes sexuales, es algo relativamente sencillo de encontrar

4 claves para usar lubricante

Muchas mujeres tienen la falsa idea de que el lubricante se utiliza únicamente para el sexo anal, cuando en realidad un porcentaje muy alto de mujeres no producen suficiente lubricante natural, y podrían beneficiarse mucho del componente artificial. Pero primero, tratemos de entender de dónde viene el problema:

¿Cómo se produce el lubricante natural?

Cuando una mujer se excita, la sangre se concentra en las paredes de la vagina (como lo hace en el pene de los hombres) y esto provoca que las glándulas suelten un líquido traslúcido que cubre las paredes.

Este proceso tiene que ver con la cantidad de estrógeno en el cuerpo de la mujer, y la falta o disminución de este lubricante natural puede provocar molestias al momento de tener relaciones sexuales.


1.- Placer al máximo: ¿Sabías que las mujeres tienen sexo más placentero cuando usan lubricante? En el Journal of Sexual Medicine se publicó un estudio que hablaba exactamente de eso.

La explicación es muy sencilla, cuando frotas dos objetos en seco la fricción puede causar molestias e irritación. Mientras menos resistencia exista en el frote, más se disfruta el resultado final.


2.- Elige el adecuado: El lubricante a base de agua es más recomendable porque no deteriora los condones, usualmente es más barato y menos agresivo con tus partes femeninas. Sin embargo, por lo mismo que es en su mayoría agua, se evapora rápidamente con la fricción y es posible que debas reaplicarlo varias veces.

En tanto, los lubricantes a base de silicón no son tan espesos, pero duran por más tiempo sin perder su efecto. Si vas a tener sexo en agua este es el producto que debes comprar. No son recomendables para el sexo oral y no puedes usarlos con juguetes de silicón porque los puedes echar a perder.


3.- Jugueteo previo: Si el propósito de tu visita a la sex shop es más experimental, existen lubricantes que se enfrían o calientan con la fricción. Estos geles son buenos para ponerle un poco de diversión extra a tu relación pero ten cuidado, a muchas mujeres no les gusta la sensación durante la penetración. Empieza usándolos sólo para “calentar motores” hasta que estés segura de que no te desagrada el calor o el frio.


4.- Cuidado especial: Para que tu lubricante mantenga la textura adecuada debes guardarlo en un lugar fresco, seguro y sexo, y no olvides revisar la fecha de caducidad antes de utilizarlo.

No olvides revisar los ingredientes de los lubricantes para prevenir la aparición de alergias o que alguno de los componentes genere irritaciones en la piel o en los genitales de la pareja. Y tú, ¿has utilizado algún lubricante para un buen sexo?


Si te gustó esta nota, te recomendamos leer:

Si te gustó esta nota, te recomendamos:

Dime cómo descansas y te diré cuál es tu coeficiente intelectual
Top 5 preguntas del sexo durante el embarazo