Todos ignoraban a este músico, pero cuatro gatitos no pudieron resistir

Jass Pangkor es un músico callejero de Malasia, y ese día no había mucha gente que lo quisiera escuchar. «¿Por qué no cantar por placer?», pensó Jass, y de pronto enfrente de él apareció un público pequeño pero encantador.

Todos ignoraban a este músico, pero cuatro gatitos no pudieron resistir

Lucía como si los gatitos entendieran perfectamente los sentimientos de Jass, escucharon su canción atentamente hasta el final e incluso empezaron a menear ligeramente las cabezas al ritmo de la música. ¿Quién puede decir, después de verlo, que los gatos son criaturas tontas?

Así sucedió:


Si te gustó esta nota, te recomendamos:

Patata que brilla: un experimento que puedes hacer con tus hijos
20 Raros y más extraños inventos que querrás tener de inmediato en tu casa