El águila fiel que esperó una semana a su novia afuera de un hospital

Un amor que sobrepasa cualquier límite

El águila fiel que esperó una semana a su novia afuera de un hospital

En diciembre de 2015, el personal del Centro de rehabilitación de naturaleza salvaje de Cobequid (Canadá) encontró en su territorio a una hembra de águila calva. Tumbada en el suelo, ya no tenía fuerzas suficientes ni para abrir sus alas, ni levantar la cabeza.

 

 

La llamaron Birdzilla (bird es ave en inglés) porque era el águila calva más grande de la histora de este centro de rehabilitación.

 

Los veterinarios descubrieron que el ave se envenenó con plomo, probablemente mientras comía animales, los cuales, a su vez, se habían contaminado con esta sustancia al ingerir restos de municiones repartidas por el lugar. Una vez diagnosticado el caso, los médicos se pusieron de inmediato a trabajar en el tratamiento.

 

 

Cada día, el ave mejoraba. Se percibía en su conducta agresiva. «La ira es una buena señal porque significa que ella quiere vivir, se trata de un comportamiento natural de las aves», comentó uno de los médicos.

 

Y cada día buscaba más y más liberarse, a pesar de que no estaba curada totalmente. Algo irresistiblemente la atraía hacia allí...

 

 

Cuando Birdzilla se curó por completo, los veterinarios la liberaron. Fue entonces cuando, volando, daba vueltas y vueltas rodeando el árbol que estaba próximo al centro de rehabilitación.

 

 

Y de repente apareció ÉL...

 

 

El macho de águila calva estuvo esperando a su pareja fielmente todo el tiempo cerca de ese árbol, junto al centro de rehabilitación. Se sentaron sobre la misma rama y comenzaron a hacer ruidos como si estuvieran conversando.

 

 

Y después se fueron volando juntos más allá del horizonte.

 

Si te gustó esta nota, te recomendamos:

9 árboles espectaculares en el mundo
20 Empaques creativos que llevaron el ingenio a otro nivel