10 Maneras de empacar toda la casa en una maleta

Saber empacar todas las cosas necesarias para ir de vacaciones es toda una ciencia.

10 Maneras de empacar toda la casa en una maleta

En Un Recreo experimentamos los mismos problemas cuando nos preparamos para ir de viaje, por eso decidimos reunir en un solo lugar todas las reglas de cómo empacar bien una maleta.

Estos ejemplos ilustrativos te ayudarán a acomodar «lo imposible» incluso en una maleta mediana.

1. Almacena las cosas en rollos, no en pila

Para que la ropa no se arrugue tanto y ocupe menos espacio, es mejor almacenarla en rollos, en lugar de ponerla en pila.

De esta forma, en una maleta cabrán 3 pares de pantalones cortos, 3 pares de pantalones, 3 pares de pantalones de mezclilla, una falda, 2 trajes de baño, 3 suéteres ligeros, 10 camisetas, 5 camisas, 4 vestidos.

2. Utiliza bolsas herméticas

Las bolsas herméticas resellables te ayudarán a transportar objetos voluminosos, por ejemplo: una chaqueta, ropa de niño, juguetes infantiles o ropa de cama. Todo esto ocupará muy poco espacio.

Cuando vayas de regreso, puedes usar esas bolsas para almacenar prendas sucias.

3. Aplica el principio de la «pirámide»

A lo largo de las paredes de la maleta pon el calzado, luego a lo largo de la maleta pon las prendas largas, por ejemplo, pantalones o vestidos, de tal forma que sus extremos te sirvan para tapar toda la ropa empacada. Por encima se ponen los rollos de las prendas que no se arrugan, luego los rollos de la ropa más ligera y que sí se dobla.

Termina la «pirámide» con las cosas que se arrugan con facilidad, maquillaje, papeles y objetos pequeños frágiles.

4. Dile «no» al paraguas

No lleves contigo tu paraguas favorito, mejor opta por una capa de hule para la lluvia que ocupará el minimo de espacio en tu maleta. Puedes comprar incluso varias capas para estos fines.


5. Compra versiones mini de tus cosméticos

Por más que quisieras llevar todos tus cosméticos favoritos, tendrás que sacrificarlos por otras cosas más necesarias. Para el viaje, consigue las versiones mini de tus cosméticos.

6. Empaca correctamente los objetos pequeños

Almacena tus memorias USB, blocs de notas, horquillas, calcetines y lentes de sol por separado en el calzado, en la bolsa con cosméticos, en la carpeta con papeles, en los bolsillos de la maleta. Los objetos pequeños como aretes y anillos se pueden almacenar en una cajita para medicinas.

7. Fundas para los objetos más valiosos

El almacenaje en rollos no es el adecuado para las camisas, chaquetas o vestidos de gala, si es que no quieres que se maltraten en el camino. Para ello, consigue una funda que se pueda colgar en cualquier gancho en el avión o tren.

8. «Minimiza» tus medicamentos

No intentes hacer que quepa todo el botiquín en la maleta. Toma solo unas cuantas pastillas por si las llegas a necesitar.

Almacenar los medicamentos en el calzado es cómodo, envueltos en bolsas para emparedados.

9. No dejes espacios vacíos

Incluso si quieres dejar espacio para los recuerdos y regalos, no dejes espacios vacíos entre las prendas, de lo contrario, se arrugarán mucho.

Puedes llenar los espacios con prendas pequeñas o papel para envolver.

10. Rechaza algunas cosas

La funda para tu láptop o cámara, el secador y las guías turísticas pueden quedarse en casa. Puedes envolver la láptop y la cámara en unas prendas suaves, el secador lo encontrarás en el hotel y puedes guardar las guías de forma electrónica en tu teléfono móvil.

Las sandalias para playa, los lentes de buceo, el protector solar, los juguetes infantiles y el sombrero de paja se pueden comprar en el lugar de destino.

Otros 6 trucos secretos:

  • Si envuelves tus cargadores, audífonos y otros cables alrededor de una tarjeta de plástico, no se enredarán.
  • Si pones un objeto frágil en un calcetín, y luego en una bota, no se quebrará por más que tu maleta se sacuda en el viaje.
  • Si pones un par de zapatos en un gorro para baño, tu calzado no manchará otras prendas.
  • Si rellenas tu sujetador con calcetines, no perderá su forma.
  • Si le quitas la tapa al champú o gel para la ducha y envuelves el cuello del envase con plástico para envolver, cerrando con la tapa nuevamente, no se derramarán en el trayecto y no mancharán la ropa.
  • Si insertas tus cadenas delgadas en una pajilla y las abrochas, no se enredarán entre sí en el camino.

Si te gustó esta nota, te recomendamos:

10 Maneras de empacar toda la casa en una maleta
16 Ilustraciones que muestra COSAS QUE NADIE TE DIJO sobre cómo vivir al 100% tu vida