20 Gatos enormes y regordetes que te harán desear tener uno igual

Lo sabemos: los gatos son criaturas maravillosas que impactan por su elegancia y agilidad.

20 Gatos enormes y regordetes que te harán desear tener uno igual

Pero hay algunos casos en que tal vez han comido demasiados ratones, que no pueden ser tan ágiles y puede ser que pierdan también un poquito de elegancia, pero, sin duda, siguen siendo un gato, y con eso basta.

Vamos a conocer a estos mininos impresionantes, que lucen su voluminoso cuerpo gatuno, y reciben todo el cariño de sus compañeros humanos, porque a final de cuentas si es que puede haber algo mejor que un gato, ¡debe ser un gato enorme!

1. No importa el tamaño: ¡el humano debe cargarme!

Gatos enormes y gordos

2. En pose de poeta

Gatos enormes y gordos

3. ¡Cómo ha crecido el bebé!

Gatos enormes y gordos

4. No, no es Photoshop…

Gatos enormes y gordos

5. Tal vez el gato debería cargar a esta chica…

Gatos enormes y gordos

6. ¡Miren a esta belleza!

Gatos enormes y gordos

7. Un gato siempre provoca una sonrisa

Gatos enormes y gordos

8. Si uno es bueno… ¡dos son mejores!

Gatos enormes y gordos

9. Parece que esta sandía cambió de color y tiene pelos…

Gatos enormes y gordos

10. Después de la aburrida clase de inglés…

Gatos enormes y gordos

11. Ya no siento mi pata derecha…

Gatos enormes y gordos

12. ¿Salir a la azotea? No, gracias…

Gatos enormes y gordos

13. Tendremos que enjaularlo para que deje de comer

Gatos enormes y gordos

14. Cuidado con el gato… le puede dar un infarto

Gatos enormes y gordos

15. No hagan ruido…

Gatos enormes y gordos

16. ¡Alguien que me ayude a levantarme!

Gatos enormes y gordos

17. Mira, te presento a mi gatito…

Gatos enormes y gordos

18. Y ahora ¿cómo me levanto?

Gatos enormes y gordos

19. Curiosamente, su nombre es Bola de Nieve…

Gatos enormes y gordos

20. Mi madre salía con un león…

Gatos enormes y gordos

Si te gustó esta nota, te recomendamos:

Una mujer de 81 con demencia se perdió en el bosque. 40 minutos más tarde la ven tomada de la mano
Por qué no deberíamos limpiar nuestros oídos con cotonetes