Madre e hijo decidieron cambiar su vida de una vez por todas

Con dedicación y fuerza de voluntad todo es posible

Madre e hijo decidieron cambiar su vida de una vez por todas

Angela McManus de 48 años y su hijo Bradley de 20 subieron de peso y su cara se puso redonda debido a su pasión por los platillos precocidos que venden en los supermercados. Pero cuando Angela se dio cuenta de que experimentaba problemas de respiración y se cansaba muy rápido, concluyó que había llegado la hora de cambiar su vida, y su hijo la apoyó plenamente.

 

Un Recreo  publica el resultado de la transformación milagrosa de estas personas que dan un ejemplo a seguir.

 

Así es como se veían estos amantes de las golosinas antes.

 

A Angela y Bradley les encantaba la comida precocida y no les preocupaba mucho lo que comían.

 

 

Pero en cuanto Angela empezó a experimentar problemas de respiración por falta de aire, decidió cambiar su vida, y Bradley la apoyó.

 

 

En primer lugar, renunciaron a la comida chatarra y se inscribieron en un gimnasio para ejercitarse bajo la supervisión de un entrenador personal.

 

 

Después de cambiar los alimentos precocidos por vegetales y carnes más saludables, y, claro, después de entrenar juiciosamente, Bradley y Angela se volvieron irreconocibles.

 

 

Angela bajó considerablemente de peso y tonificó su cuerpo.

 

 

Además, según dice, se volvió mucho más activa.

 

 

Y Bradley no solo bajó de peso sino que ahora también tiene un abdomen marcado.

 

 

Si te gustó esta nota, te recomendamos:

9 Modelos a las que sería un pecado llamarles jubiladas
Este pequeño soportó burlas durante 2 años con tal de donar su cabello y ayudar a los enfermos de cáncer.