¿Qué hay detrás del 69...?

Algunas personas opinan que la famosa postura sexual conocida como el "69" es una de las más democráticas e igualitarias que hay

¿Qué hay detrás del 69...?

En un reciente artículo publicado en el periódico español el País se entrevistó a un grupo de individuos que opinaron sobre la discutida práctica sexual, donde se descubrió que hay muchos más detractores que fanáticos del famoso “69”.


Por su parte, los científicos han descubierto que las arañas, que cuentan con un repertorio de una decena de posiciones para el coito, también practican el 69; sin embargo, para las personas existen algunos inconvenientes relativos a la altura o al peso.

 

“Hacerlo con una pareja de altura diferente puede provocar que uno de los integrantes acabe con lumbalgia, en un intento de querer acortarse para llegar al lugar estratégico; mientras el otro tenga que alargarse para alcanzar el fruto del árbol prohibido, lo que puede provocar más de un dolor de cervicales”, señalan los especialistas.

 

El peso es otra cuestión a tomar en cuenta, por lo que se recomienda que ella o el más ligero de los dos se coloque encima. Otro de los inconvenientes es la coordinación: estar en una postura bastante estática no permite una gran libertad de movimientos.


El “69”, ¿un Tai Chi?


De acuerdo con Gregorio Morales, autor del libro Erótica Sagrada, “el 69 es un ‘Tai Chí’ (símbolo taoísta) donde fluyen armónicamente el yin y el yang. Para los tantrikas (monjes que siguen el camino religioso taoísta a través del sexo), la práctica oral recíproca crea una progresiva corriente de energía que nivela, integra y regenera tanto el cuerpo como la mente”.



No obstante, otra de las personas entrevistadas para el reportaje contradecía esta aseveración argumentando que uno de los problemas del “69” es que, “generalmente, la pareja no llega al orgasmo de forma simultánea y cuando uno lo consigue, evidentemente deja de seguir practicando el sexo oral al otro porque la tensión anterior y la relajación posterior se lo impide”.



Aunque especialistas o personas recomienden cualquier postura sexual, lo más recomendable es experimentar para crear tu propia opinión y descubrir si es realmente lo que buscas y si te genera el placer que esperas. Y tú, ¿qué otra postura sexual consideras que está sobrevalorada?

Si te gustó esta nota, te recomendamos:

10 momentos de la maternidad que una madre nunca olvidará
La vida antes y después de la boda