Las 9 calles más hermosas del mundo

Cada viajero se inventa su ruta solo. Algunos quieren conocer las obras de Gaudí de cerca, otros quieren visitar la cafetería donde fue grabada la película Amelie, y para los terceros es de suma importancia ir a Oktoberfest.

Las 9 calles más hermosas del mundo

Hoy Un Recreo  te invita a dar un paseo por las calles más bellas del mundo. Tal vez tomes en cuenta un par de lugares para tu próximo viaje.

La Medina, Chaouen (Marruecos)

Esta colorida ciudad está ubicada en la parte norte de Marruecos. Chaouen está pintado de tonos azules, desde azul cielo hasta azul oscuro o incluso violeta. Los colores celestiales de las calles y las casas aparecieron gracias a los judíos refugiados que llegaron a Marruecos en el año 1930. Las puertas, las ventanas y las paredes en el casco antiguo están pintadas de un color sagrado para los judíos que siempre les recuerda el cielo y a Dios. Aunque la cantidad de judíos desde aquel tiempo se ha reducido, la tradición de pintar las casas, especialmente para grandes festividades, continúa.


Calle de las sombrillas, Águeda (Portugal)

Las sombrillas aparecieron por primera vez en 2012. Cada año las instalaciones cambian y aparecen sombrillas nuevas. Decenas de paraguas de colores vivos no solamente adornan la calle sino también la protegen de los rayos del sol. Los locales suelen bromear con que Mary Poppins ha regresado a su ciudad.


La calle de las alfombras mágicas, La Orotava (Tenerife, España)

Cada año en junio en víspera de la fiesta Corpus Christi en frente del Ayuntamiento de la ciudad de La Orotava se extiende una alfombra gigante. Consiste de obras inusuales realizadas con arena volcánica. La arena se extrae del cráter del volcán Teide ubicado en una de las Islas Canarias. Para elaborar estas pinturas se utilizan tres tonos de arena; la creación de una pintura toma los esfuerzos de 10 personas y 40 días de tiempo. En 2006 la ciudad entró al Libro Guinness de los récords por crear una alfombra con una superficie de 950 metros cuadrados.


Villa de Gràcia, Barcelona (España)

En agosto durante el festival Festa Major en uno de los barrios de Barcelona se lleva a cabo un carnaval. Las calles del barrio compiten entre sí por el título de la calle más original y vistosa. Los mismos habitantes se empeñan en decorar el ambiente. Cada calle se adorna de acuerdo a cierta temática, y en su decoración solo se utilizan materiales secundarios.


La calle de las piedras agrietadas, Enschede (Holanda)

Roombeek es una calle comercial en el centro de la ciudad holandesa Enschede. Su destino es trágico y hermoso a la vez. En el año 2000 en este lugar se produjo una explosión de un almacén de fuegos artificiales, causando la destrucción de 650 casas y de toda la calle. Luego de varios años el barrio fue restaurado completamente y una corriente subterránea fue llevada a la superficie en forma de riachuelo. Los diseñadores trabajaron el fondo de este canal artificial con una solución especial, de modo que siempre luce ondulado. En invierno los fragmentos de piedras empiezan a parecer más bien fragmentos de glaciares que se derriten con la llegada de la primavera.


Ciudad vieja de Lijiang (China)

La Ciudad Vieja de Lijiang se divide en dos partes: el casco antiguo que fue incluido en la lista de los sitios Patrimonio Mundial de la UNESCO, y la ciudad moderna. Los residentes locales dicen que «la ciudad existe gracias al agua; y el agua, gracias a la ciudad». El río Jinsha tiene tres brazos que atraviesan toda la ciudad. Es por ello que tiene tantos puentes, calles empedradas y un sinnúmero de canales. Esta zona histórica resalta la armonía y la unidad del hombre con la naturaleza.


Alberobello, Puglia (Italia)

Esta ciudad es famosa por sus casitas blancas llamadas trullos. Los trullos son viviendas con techos puntiagudos. Este tipo de construcciones no existe en ningún otro lado del mundo. La peculiaridad de estas casas se oculta en sus piedras angulares. Tiempo atrás, si la piedra era retirada de la estructura, la vivienda rápidamente se convertía en ruinas, entonces los habitantes no tenían que pagar impuestos. A pesar de que los trullos se parecen entre sí, se dividen en «masculinos» y «femeninos», y también se distinguen por las maneras de ubicar las tejas del techo y señales que dejaban sus creadores.


Lombard Street, San Francisco (Estados Unidos)

Los habitantes de San Francisco con orgullo llaman Lombard Street «la calle más bonita del mundo». Su pequeña superficie pasa por La colina rusa. Para reducir el ángulo de inclinación, los arquitectos inventaron 8 curvas. En este tramo los vehículos no deben superar los 8 km por hora.

Si te gustó esta nota, te recomendamos:

Las 10 comidas más raras, asquerosas y bizarras del mundo.
Así lucirá el interior de los aviones del futuro