11 lugares para tener sexo con tu pareja

Aire, tierra y agua, en todas partes es buena idea para salir de la rutina y pasar un momento lleno de adrenalina y pasión junto a tu pareja. ¿Lo has hecho en alguno de ellos?

11 lugares para tener sexo con tu pareja

Donde uno pueda imaginar,alguien tuvo sexo. En los lugares más insospechados, más incómodos, más peligrosos o más cómicos. Para hacer el amor, cualquier rinconcito está bien, aunque dados a fantasear, todos los seres humanos tienen su secreto escenario erótico.

 

¿Quién no hizo el amor en algún memorable punto? ¿Quién no tiene alguna anécdota para contar?. Un Recreo te presenta los lugares mas llamativos para tener sexo con tu pareja y salir de la rutina:

 

En tierra

 

1.- Dentro de los lugares inusuales, dejando siempre al margen los tradicionales y conocidos; uno de los más comunes es el automóvil. Los cristales empañados y un cierto vaivén son clásicos de la primera juventud. Hay que sortear palanca de cambios y no escurrirse entre los asientos, no da para muchas filigranas, pero es íntimo y calentito. Aconsejable amparado por la luz de la luna, ya que en pleno día los curiosos abundan.

 

2.- Ascensores que suben y bajan y se quedan atascados, justo con la parejita del último piso en su interior. La aventura del ascensor es rápida, caliente y para silenciosos. La postura casi obligada es de pie, con sus variantes y aditamentos. No aconsejable para parsimoniosos o para aquellos que gustan de desnudarse totalmente, el ascensor es una picardía gozosa a medio vestir.

 

3.- Oficinas, fáciles de conseguir, un entorno casi perfecto con una mesa robusta que aguante los embates, si tiene llave, mejor todavía. Para todo tipo de juegos y fantasías. La hora del almuerzo suele ser de alta ocupación, sus huéspedes: los habituales del lugar... bien revueltas las jerarquías en ese momento.

 

4.- Baños. De restaurantes, oficinas, lugares públicos, clínicas, etc. Los baños son un entorno para un impulso urgente e inevitable. Los hay de diferentes categorías, pero baños al fin y al cabo. Poco espacio en el cubículo, pero una puerta cerrada mantiene a salvo la intimidad. Para no pasarse horas.

 

5.- Campamentos. Las tiendas de campaña, con su entorno agreste y la naturaleza estallando alrededor son un idílico emplazamiento para las aventuras en saco de dormir. La sensación de la piel desnuda protegida del entorno con una tela, es excitante. Otra variante es la de salir de verdad a campo abierto, bajo las estrellas o bajo el sol. Playas, prados, jardines, hasta tejados, que permiten ver el cielo mientras se disfruta.

 

En el agua

 

1.- Si se trata de lugares con agua, el océano es la estrella. Invita con la cadencia de las olas, a jugar y dar rienda suelta a la libido... siempre y cuando sea por debajo de la línea visible del mar, sea consciente de las corrientes, y el varón no se arredre, puesto que no es tan fácil mantenerse dentro del agua fría en las condiciones necesarias para una relación sexual completa.

 

2.- Ríos y lagos corren en la misma categoría, con especial mención de extra lujo a las pequeñas cascadas naturales que puedan acompañarlos, impactantemente eróticas y estimulantes.

 

3.- Jacuzzi, bañeras, duchas escocesas, piscinas. Son más propicias para el juego sexual. Generalmente se encuentran en espacios con la privacidad suficiente como para desarrollar tranquilamente una relación completa. Combinarlos con una silla, una cama, o el borde de la pileta son magníficas opciones.

 

4.- Existe una opción acuática sólo apta para profesionales certificados del buceo. Sexo bajo el agua. Compartir la sensación de profundidad, y la presión de las atmósferas mientras se hace el amor es un ejercicio muy poco común y bastante riesgoso. La aceleración natural del corazón hace que el consumo de oxígeno sea mayor, por tanto el tiempo de inmersión es mucho menor con el mismo tanque de aire que en una zambullida normal. Mucha atención a este punto porque el juego puede volverse letal.

 

En el aire

 

1.- Aviones y avionetas. Los aviones de líneas comerciales tienen prohibida la práctica de relaciones sexuales a bordo. Por esto mismo, la fantasía de tener sexo en un aeroplano es más que recurrente. Si se decide hacer caso omiso a las normas de la aerolínea, hay dos opciones. Encerrarse en el minúsculo baño después de haber sorteado la vigilancia de azafatas y pasajeros, plegarse como se pueda y tener una relación rápida y poco accidentada. En minutos habrá en la puerta una cola de co-viajeros impacientes que darán la voz de alarma si se tarda más de diez minutos. Si tiene la desgracia de que haya turbulencias, además de golpes, va a sufrir el incesante timbrecito de alarma para que vuelva a su asiento, que no va a facilitar la concentración.

 

2.- La otra opción es únicamente practicable en vuelos nocturnos, replegando el apoyabrazos que separa dos asientos y disimulando con la manta el acto. En silencio y sin llamar la atención es posible y divertido, siempre y cuando se arriesgue, sabiendo que es una contravención a las normas de la compañía.

 

Queda aquí la visión liviana y humorística de los lugares para tener sexo. Casi no existe un escenario donde alguien no haya hecho el amor o al menos lo haya intentado. En verdad el ser humano es un animal sexual, fantasear es una de las delicias de la imaginación y realizar algunas de estas fantasías es muy placentero.

Si te gustó esta nota, te recomendamos:

Él abandonó todo y se fue con $80 dólares a recorrer el mundo y ¡lo logró! Entérate Cómo
Le compró un café a un indigente y sin darse cuenta, ¡cambió su vida para siempre!