Ponte a prueba: ¿Puedes encontrar la T con solo una pista?

Una nueva investigación de la Universidad John Hopkins afirma que saber lo que se está buscando no es tan efectivo como conocer lo que no se debe hallar.

Ponte a prueba: ¿Puedes encontrar la T con solo una pista?

Un nuevo reto está cautivando a los internautas como lo hizo el del gato escondido en la consulta de un veterinario. En este caso, la imagen muestra medio centenar de ángulos rectos de diferentes colores y nos propone el siguiente desafío: ¿Eres capaz de encontrar rápidamente la «T» entre ellos? Para facilitar las cosas, el juego ofrece incluso una pista: no es de tono rojo.

 

El desafío -que ha sido publicado en la versión digital del «Daily Mail», pretende corroborar una nueva teoría elaborada por la Universidad John Hopkins: la que afirma que, a la hora de encontrar algo, no hay nada mejor como pista que excluir información que no sea útil. Esta pequeña ayuda permite a los seres humanos, siempre según los expertos, mejorar su rendimiento visual por encima de otros factores como -en este caso- saber en qué zona se encuentra la «T».

 

La razón se basaría en que, con esta pista, se reducen las distracciones y la cantidad de información sobrante. Para llegar a esta conclusión, los responsables de la investigación llevaron a cabo dos experimentos en los que se pidió a un grupo de voluntarios que buscasen dos letras (una «B» y una «F») entre varios signos similares de diferentes colores. A continuación, les fueron ofreciendo diferentes pistas. Gracias a estas pruebas determinaron que la ayuda más efectiva es la que elimina la distracción visual de un determinado campo.

 

«Las personas que hacen caso omiso de forma explícita a las distracciones visuales mejoran su rendimiento de búsqueda, una habilidad muy útil para los investigadores, los radiólogos y los inspectores de equipaje del aeropuerto. Este trabajo puede ayudar a formar a aquellos que se basan en la habilidad visual», explica Corbin A. Cunningham, uno de los principales autores del estudio.

 

Con todo, Cunningham también ha señalado que, la primera vez que se dijo a los participantes que eludieran los signos de un determinado tono, sus tiempos no fueron tan rápidos como cuando adquirieron entrenamiento. Sin embargo, tras un centenar de ensayos, el grupo comenzó a aumentar su velocidad considerablemente. Por ello, también ha determinado que la práctica es un factor determinante.

 

¡Por cierto! Aquí tienes la solución a este juego visual.

 

Si te gustó esta nota, te recomendamos:

Este test de imágenes abstractas revelará tu verdadera esencia
¿Sabes hacia qué lado deberían estar apuntando estos países?